Facebook Twitter Google +1     Admin

KHALED HOSSEINI: COMETAS EN EL CIELO (2003). Salamandra Barcelona.

20090310131525-cometas.jpg

Cuando las Torres Gemelas cayeron aquel 11 de Septiembre, Khaled Hosseini llevaba escritos dos tercios de la novela que hemos leído. Durante meses meditó y decidió dejar de escribir y tirarla a la basura. ¿Quién iba a querer leer una historia sobre afganos en esas circunstancias históricas y en Estados Unidos? Pero su mujer le animó y le insistió para que la terminara y, hete aquí, que tras su publicación se convirtió en un fenómeno editorial, primero en su país de residencia y más tarde en el resto del mundo. Se han vendido más de 8 millones de copias del libro en todo el mundo y se ha traducido a 40 idiomas.
Khaled Hosseini nació en el Kabul de Amir y Hassan en 1965, más cercano en sus circunstancia familiares y sociales al primero, pues su padre era diplomático y su madre profesora de farsi y de historia en un instituto. Esto le permitió conocer otros países. En 1976 le destinaron a París y allí se fue a vivir toda la familia. En 1980 se preparan para volver a Kabul, pero se produce la invasión soviética y la familia decide marcharse a Estados Unidos, donde piden asilo político. Se trasladan a California (San José) y allí es donde Khaled acaba sus estudios secundarios. Su vida tiene ciertos paralelismos con la de Amir, porque también tuvieron que vivir de los servicios sociales los primeros años ya que lo perdieron todo.
Ingresa en la Universidad de Santa Clara y termina Biología en 1988, pero no contento con la carrera, se matricula en Medicina en la Universidad de San Diego y se licencia en 1993. Tras esto comienza sus prácticas en el Hospital Cedars-Sinaí de Los Ángeles de 1996 al 2004. Es durante las interminables guardias en este hospital cuando empieza a escribir la historia de Amir. La publica en 2003 y, tras el éxito, abandona la Medicina para dedicarse a escribir.
En sus primeros años en Estados Unidos su interés por Afganistán fue menor: las necesidades diarias, la preocupación por integrarse en el instituto, le hacen dejar de preocuparse por las informaciones políticas de su país. Pero la llegada de los talibanes en 1996 le hace volver a interesarse por lo que pasa allí (“leer lo que estaban haciendo me llenaba de vergüenza, era indignante. Crecí en el Kabul en los setenta y allí siempre ha habido religión, pero no de esta manera”).
El éxito de la novela le hace volver a Kabul en 2003: vio la ciudad destruida y a sus habitantes en la miseria. De todas formas, la experiencia fue buena y se trajo muchas anécdotas de la generosidad de la gente y de la buena acogida que tuvo.
En 2006 el ACNUR le nombra embajador de buena voluntad y vuelve a Afganistán en 2007. Los cambios que ve en el país son grandes, pero también ve las carencias que aún quedan: Kabul tiene sus barrios reconstruidos pero la inseguridad por los atentados suicidas y la situación del resto del país está todavía sin control; por eso, aboga por el mantenimiento de las tropas y ayudas internacionales.
El éxito de sus dos libros, que hablan de la vida en Afganistán, le han hecho ser uno de los pocos afganos de gran reconocimiento internacional y ha contribuido a cambiar la imagen de su país de origen. Se considera embajador cultural de su país: cree que la cultura en general puede ayudar en la reconciliación nacional y a explicar al resto del mundo cómo se vivía y cómo se vive ahora en su país (“hay una carencia de información y de comprensión generales, no sólo en Estados Unidos… se tiende a ligar el problema de Oriente Próximo con Afganistán, un notable malentendido que mis libros intentan desmontar”). Con Cometas en el cielo consiguió generar cierto diálogo, pero le llovieron las críticas, porque muchos afganos piensan que son temas tabú de los que no se puede hablar abiertamente (es preferible no hablar sobre lo que les divide).
De todas formas, insiste en que lo que le impulsó a escribir la novela fue la historia de los personajes, no las ideas políticas.
El título original de la novela es The kite runner (“el volador de cometas”, ¿en referencia a Amir o a Hassan), pero en España se le puso “cometas en el cielo”.
La obra ha sido llevada al cine con el mismo título. El director de la película es Marc Forster (que ha dirigido obras como Buscando el país de nunca jamás, Monster’s ball y la última de Bond Quantum of Solance). Trabajó mano a mano con Hosseini y decidieron rodarla no en inglés, sino en farsi. Además, buscaron a los protagonistas por todo el mundo, en asentamientos afganos en diferentes países, también en Afganistán e Irán; finalmente encontraron a los dos niños en el mismo Kabul. Fue nominada a los Oscars a Mejor Película en Habla no Inglesa y Mejor Banda Sonora (al español Alberto Iglesias).

Su segunda novela es Mil soles espléndidos (2007) ha seguido la estela de éxitos de la primera: ha estado 27 semanas en la lista de libros más vendidos de The New York Times (Cometas estuvo 180 semanas). En España también es uno de los más vendidos. La historia se centra en dos mujeres afganas en la época talibán, casadas con el mismo marido, pero cada una de una edad y clase social diferente, representando dos mundos distintos que se ven abocados a unirse. Ambas se hacen amigas y se apoyan. Paralelamente se cuenta la historia política del país.

Zaida

10/03/2009 13:15 exlibriscl ;?>

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Mercedes

Es una historia de amistad y traición, de culpa y expiación, dulce y agria a la vez.

Parece que el protagonista, Amir, quiere expiar su culpa por medio de la escritura. Se sentía un cobarde y ni el mismo entendía o admitía su comportamiento con Hassan, lo único que quería era obtener el amor de su padre. Tampoco su padre fue honesto con él negándole la verdad sobre su parentesco.

Los comentarios que hace el padre sobre la religión y la política son muy acertados y valientes en un momento en que hablar claramente del Islam puede traer problemas.

La idea que siempre he tenido de Afganistán es de una tierra devastada, árida, de ciudades destruidas, de pobreza. Amir nos descubre otra cara que desde luego cuesta imaginar.

Es un libro de verdades calladas y sufrimiento muy bien narrado.

Fecha: 11/03/2009 17:02.


Autor: Manoli

Este libro es la historia de una traición a la amistad, un pecado que persigue al protagonista durante toda su existencia hasta que la vida le da la oportunidad de redimirse.
Mientras, vamos viendo como la guerra trunca familias y arrasa culturas, como da pie a hechos terribles.
El libro me ha gustado, provoca lágrimas en muchas ocasiones e indignación en muchas otras. La narración es ágil y los personajes y las situaciones están muy bien descritos aunque se nota que el autor no ha querido mojarse mucho con la situación política ni religiosa del momento.

Fecha: 15/03/2009 21:30.


Autor: Mabel

Cuando Zaida propuso el libro de "Cometas en el cielo",reconozco que no me convenció.El tema de Afganistan no me interesaba nada,quizá por mi ignorancia sobre este país arrasado por odios eternos.
El descubrimiento de este libro ha sido algo maravilloso para mí.Me ha dado pie para informarme sobre Afganistán ,sus sectas,etnias y cultura.
La historia de Amir y Hassan es una historia de expiación del pecado por el cual la vida de todos cambiará como un calcetín.No es una historia de amistad en si misma por que Amir en el fondo,y llevado por su cultura afgana,sabe que hassan es su criado,aunque lo quiera en el alma,y por parte de Hassan todo lo hace llevado por una fidelidad rayando en el límite.Pero hay cosas con las que no se puede vivir aunque la vida nos lleve a miles de kilómetros de donde sucedieron las cosas,porque el pasado siempre vuelve lo queramos o no y es mejor afrontarlo cómo finalmente termina haciendolo Amir.
Por tanto y después de todo este comentario le doy las gracias a Zaida por descubrirme este mundo tan apasionante.

Fecha: 16/03/2009 21:40.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris