Facebook Twitter Google +1     Admin

La quinta mujer. Henning Mankell. 2002.

20071003223003-l6.jpg

La placidez habitual de la ciudad sueca de Ystad se ve rota cuando, con cierto intervalo de tiempo, tres hombres aparecen salvajemente asesinados. Las víctimas llevaban una vida sosegada y tranquila, dedicadas a la ornitología, el cultivo de orquídeas y la poesía, lo cual hace aún más incomprensible el casi insoportable sadismo de que han sido objeto. Durante la investigación del caso, el inspector de policía Kurt Wallander descubre que no sólo debe enfrentarse a un asesino de una temible inteligencia, que sin duda rivaliza con la suya, sino que éste parece guiarse por un sanguinario y turbio deseo de venganza.

Henning Mankell.

Nació en Estocolmo, Suecia, en 1948.
Inició su carrera literaria en los años setenta como dramaturgo y en la actualidad es director del Teatro Avenida de Maputo (Mozambique). Ha publicado cerca de veinte novelas, además de obras de teatro y narraciones infantiles. Sin embargo, lo que le ha convertido en un autor de fama mundial, con cifras de ventas millonarias, es la serie de novelas protagonizada por el inspector Wallander, traducida a veintitrés idiomas y con varios de sus tÌtulos convertidos en series televisivas. Tusquets Editores inició su publicación en el año 2000 con "La quinta mujer", a la que siguieron "Asesinos sin rostro" y "La falsa pista" (Andanzas 408, 431 y 456). Esta última recibió el más prestigioso premio del género, el Macallan Gold Dagger a la mejor novela negra publicada en Gran Bretaña en el año 2000. "Comedia infantil", la primera de un extraordinario ciclo africano, recibió el premio de novela otorgado por Sveriges Radio P1 y nos descubrió otra faceta muy distinta de Mankell.

Su personajes más conocido es el inspector de policía Kurt wallander. Con Wallander, Mankell ha logrado crear un personaje repleto de humanidad y de sensibilidad cotidiana, que lo mismo puede desentrañar la más complicada serie de asesinatos que condolerse de su suerte y pensar que debe jubilarse para dar paso a una sociedad postmoderna que lo avasalla y que parece ya no entender.

03/10/2007 22:30 exlibriscl ;?>

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Zaida

Acostumbrados como estamos a Gil Grisson y compañía, a la minuciosidad de los forenses y los policías americanos, no nos dejará de sorprender Wallander. Este inspector de policía de la pequeña ciudad de Ystad en Suecia al que los crímenes que suceden a su alrededor no dejan de abrumarle, al que sus problemas personales afectan, al que se le "pasan" detalles importantes de los casos a resolver. Como la vida misma.
A través de él, podemos descubrir algo de la vida de los ciudadanos suecos. Desde el principio, la traductora nos advierte que el tuteo entre personas que se acaban de conocer es lo más normal. Esto nos choca en los interrogatorios, como también cierta brusquedad al dirigirse al otro: lo dará el frío.
Pero la historia nos engancha desde el primer capítulo, que nos lleva a la caliente Argelia, como para despistar.
De pasada, otros temas como la violencia de género, tomarse la justicia por la mano, la difícil vida laboral de la mujer policía sueca...
Me gusta Kurt Wallander y me gusta Ystad... a pesar de sus asesinatos.

Fecha: 03/12/2007 20:45.


gravatar.comAutor: Mª Paz

Soy una gran seguidora del CSI, y ciertamente hay cosas muy importantes de los casos que se le pasan por alto a Kurt Wallander, sin embargo desde el principio de la novela es capaz de mantenernos en vilo con una intriga que perdura hasta el final, ya que los distintos casos, que se nos muestran diferentes entre si con temáticas muy actuales, se mezclan formando una red que pesca al lector sin remedio alguno.
Gusta, porque es rápida, interesante y fácil de leer.
Además si te sientes enganchado por Wallander puedes seguir encontrandolo en otras tantas novelas de Mankell.
Un saludo

Fecha: 01/03/2008 16:55.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris