Facebook Twitter Google +1     Admin

Pequeñas historias.

20120913092111-mr0.jpg

"Despiértese, que es tarde, me grita desde la puerta un hombre extraño. Despiértese usted, que buena falta le hace, le contesto yo. Pero el muy obstinado me sigue soñando."

ANA MARÍA SHUA (Argentina): “69” (30 palabras). La sueñera, 2ª ed., 1996 .

 

Vivimos en la era de las redes sociales, en un tiempo en el que los SMS, los tweets o los whatsapps se han convertido en el medio de comunicación favorito de mucha gente.

Los mensajes han de ser forzosamente concisos, breves y no necesariamente correctos. Nuevos hábitos  a los que el lenguaje también se va adaptando.

Siguiendo la estela de esta ola, os propongo un nuevo entretenimiento literario, los MICRORRELATOS.

Cada mes propondremos un tema para centrar la inspiración del texto, que no debe exceder de 75 palabras.

Para participar, solo tenéis que escribir el microrrelato en los comentarios de este mismo artículo y yo iré pasándolos al texto principal.

Animo a participar también a todos los que tenéis la amabilidad de visitar este blog y no pertenecéis a nuestro club de lectura. Nos gustaría contar con vuestra opinión sobre los textos que leemos y con vuestras aportaciones literarias. De antemano, gracias.

Nos cuenta M. Paz que hay un concurso internacional de microrrelatos. Si os interesa podéis ver la información desde aquí.

Palabra del mes: LIBRO (¡Cómo no!)

Espero que os guste la idea.

Manoli

                     20111006080917-linea.jpg

Hasta ahora tenemos 17 aportaciones.

  
 
Autora: Inma
 

De camino a Poitiers me detuve en Fontevraud. Quería ver el lugar que confirmaba la existencia de una vida admirada. Madre de hombres legendarios, nieta de trovadores, esposa de dos reyes y símbolo de algún futuro.
No sé cuánto tiempo la estuve contemplando, recostada en un almohadón tan frío como su cuerpo, en una lectura silenciosa y cálida como su alma. Con un libro en sus manos reposa Leonor. Sarcófago a libro abierto.

Autora: Zaida
Comenzó por leer el prólogo de su boca. Siguió los capítulos que el índice de su dedo indicaba. Analizó, sintáctica y morfológicamente, los signos de su cara al despertar. Intentó buscar las referencias bibliográficas de sus rizos. Descubrió las metáforas de su pecho. Buscó los términos confusos en el glosario de su espalda. Describió las aliteraciones de su ritmo. Intentó inscribir su pose indolente entre las sábanas en una corriente estilística. 

Pero este libro… se le resistía.

Maia D., crítica literaria.

Autora: Mabel
Algo mágico sucedió.Tenía entre las manos un hermoso y viejo libro con un color azul dorado.Mis ojos pesadamente luchaban por permanecer abiertos y entonces sucedió:todos los fantásticos personajes de mi libro empezaron a desfilar creando en mi mente la historia más maravillosa jamas contada.

Después me desperté, pero no importaba tenía mi hermoso y viejo libro para revivir mi historia una y otra vez y siempre de forma diferente.

Autora: Mariló
No solo su interior era consumido por los nervios, sino cada una de las moléculas que formaban su cuerpo. No habiendo dormido en toda la noche, saltó de la cama, como alma que huye del diablo, llegó el momento. Caminaba con miedo a que sus piernas dejaran de responder, que olvidaran el orden en que se ejecuta el acto de andar, en el silencio de la mañana su mente era un torbellino de pensamientos, pensamientos que no había manera de ordenar. Se encontró frente a frente, el corazón le latía con tal fuerza que se le podría oír incluso a poca distancia de ella, la respiración era lenta y profunda, su cuerpo estaba rígido como un mástil, no era dueña de sí misma. Comenzaron a pasar gente a su lado, todos en la misma dirección, no controlaba el tiempo que había transcurrido ahí estática, comenzó adelantando su pie derecho y el resto fue sumándose poco a poco , sabía que para ella no había vuelta atrás, ya comenzaba de nuevo los bullicios en clase, en los pasillos, los deberes interminables, pero en el fondo deseaba con todas sus ganas el reencuentro con los compañeros, el olor entrañable a libros nuevos, los maravillosos minutos de recreo. Ella aún no puede saberlo pero esos momentos que vive marcarán con grato recuerdos, su vida adulta.

Autora: Manoli
Nada se podía hacer ya. El tiempo se había agotado y no había sido suficiente. Nunca lo es.
Dejó el libro en la mesilla y, con pesar, apagó la luz.
Otra vez lunes.
 

Autora: Pili
Si, lo confieso, me gusta, a pesar de que puede ser duro y cruel no carece de ternura, aunque me inquiete con su visión del futuro también me invita a soñar, aprendo cuando me habla de historia o política. Si se muestra misterioso o con un punto de locura me hace temblar. Me embelesan sus palabras de amor y además de ser un buen compañero de cama siempre está cuando lo necesito.


¡Ah! y si me aburre, va derecho a la estantería del olvido y... busco otro libro.

Autor: Críspulo
El libro apoyado entre sus piernas cruzadas, como si de una hermosa rapaz a punto de levantar el vuelo se tratara. A menudo me atrapa este dulce recuerdo.

Autor: Miguel
Tengo una varita mágica, llena de hechizos de transformación.
Unas noches me transforma en mago, otras en mendigo, a veces en héroe de leyenda o incluso en señor de dragones.
Me transforma el espíritu, me llena de alegría o tristeza. Me ahoga en lágrimas, me hace sonreír y a veces incluso me arranca una carcajada.
Una varita en mi mesilla de noche, que me ha dado todo, ladrona de horas de sueño

Autora: Laura
¿Qué puedo hacer hoy? Perderme enalgún lugar lejano…por qué no en otra época. Quizá resolver un complicado enigma o seguir la pista de un sanguinario asesino. Puede que hoy me apetezcan unos versos o unas ecuaciones.
No lo sé.
Tantos libros y tan poco tiempo…

Autora: Mª Paz Osorio
Gracias Manoli, ante todo un saludo para todos, quería deciros que me parece tan estupenda esta iniciativa de los microrrelatos como la del relato encadenado que se hizo hace tiempo. Los voy leyendo todos y están muy bien, algunos más impactantes que otros pero estupendos.
Este es el mío:

¡Estoy enganchada, lo sé! Al principio era uno de vez en cuando y lo hacía tranquila en la intimidad, para no perder la concentración, pero ya es continuamente y sin pudor, he desarrollado una capacidad asombrosa de abstracción, nada me molesta. Simplemente abro el libro y un caballo galopa a través de mis venas hacia el cerebro transportándome a un mundo libre lleno de historias.
Me he convertido, sin remedio alguno, en libro-adicta.

Autora: Eva
Desperté, una canción repiqueteaba en mi mente: " Todo, todo, todo está en los libros ". Reflexioné y me dije: " ! Qué gran verdad ¡, son el reflejo del individuo, sus sentimientos, sus emociones, sus pasiones, sus pensamientos, su imaginación y su historia ". Me levanté , después del paseo matutino, tumbada en el sofá cogí un libro y me abandone en su lectura.

Autora: Cristina Santa-Olalla Temboury
Hola a todos. Es mi primera vez, pero me ha encantado vuestra iniciativa y me atrevo a participar. Este es mi microrrelato:

Me acerqué curiosa. Se veían todos los lomos diferentes, uno junto a otro conviviendo como por obligación. No había ningún orden ni en los temas ni en el tamaño ni en el tipo de encuadernación. Sin saber por qué cogí uno, más como si él me llamara a mí que como si yo lo hubiera elegido. Al abrirlo me llegó el olor añejo del papel aliñado por el tiempo y casi pude oír la voz de Sherezade. Sentí entonces un estremecimiento y no sé si fue mío o del libro devuelto a la vida por mi mirada ávida de otras vidas...

Autor: Rafa
Tengo un trabajo bastante estresante, a veces cuando el despertador suena me levanto sin ganas, el horario no es problema alguno, aunque toque madrugar un buen lavado de cara me despeja para enfrentarme a la labor cotidiana.
A veces, el sitio me parece bonito, siempre rodeado de paisajes, de montañas y mar, pero no puedo deshacerme de la sensación de estar encerrado en un mundo lejano, menos mal que por las tardes libro. 

Autora: Eli
¿Qué extraña atracción siento en mí al contemplar la vieja estantería destartalada por el peso de los libros?
Me acerco a ella una y otra vez. Me tienta su olor, el tono de las encuadernaciones, el poder de seducción de lo que quieren decirme, contarme, expresarme…
Recorro la habitación arriba y abajo, me acerco, contemplo.
¡Me desespera! ¡Me exaspera!
Nunca conseguiré saberlo, pues amigos, mi secreto inconfesable es mi cruz… jamás me enseñaron a leer.

Autora: Mercedes Taza López
La vida es como un libro. A veces divertida, a veces triste. Nos enamoramos y tenemos mal de amores, triunfamos y nos desesperamos cuando no lo hacemos. Vivir es tan simple como leer. Dejate leer y te diré lo que sientes. Haz siempre lo que mas temas hacer y escribe un libro...

Autora: Encarni
De pequeña fueron tebeos, letra escrita e imágenes, a hurtadillas .
Por fin, unos Reyes despistados trajeron uno de "Los Cinco".
Más tarde los busqué y rebusqué en ferias y viejos estantes, más por menos.
Y aquí sigo, hasta hoy, atrapada en sus letras de papel o pixeladas.

Autor: Jorge Alarcón Liñán
Aún recuerdo la pequeña y abarrotada librería de Antonio, siempre sentado tras el mostrador, con su mirada ausente.
Recuerdo de la librería su tenue luz, sus estantes repletos de libros, recuerdo el placer de buscar sin objetivo una lectura, recuerdo descubrir nuevas historias, que leía en mi cuarto hasta que la imaginación se comía la realidad y el sueño cerraba mis ojos.
Pero la librería hace ya tiempo que cerró, aunque sus historias seguirán conmigo, historias a las que regresaré abriendo los antiguos libros que, quizás solo temporalmente, me lleven de vuelta otra vez.

13/09/2012 09:21 exlibriscl ;?>

Comentarios » Ir a formulario



Autor: Manoli

¡Sois unos artistas! Me encantan todos vuestros relatos .

Fecha: 28/09/2012 08:14.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris