Facebook Twitter Google +1     Admin

Las uvas de la ira. John Steinbeck.

20111006081515-steinbeck.jpg

En nuestra reunión de hoy le hemos asignado a este libro una puntuación de 9. El libro ha sido todo un éxito porque ha obtenido varios dieces y la nota mínima ha sido ocho.

Pulsar aquí para ver la información que se ha ido reuniendo sobre el libro.

A continuación os pongo el folleto que ha elaborado Zaida en esta ocasión

      20111006080917-linea.jpg

“En las almas de las personas las uvas de la ira se están llenando y se vuelven pesadas, cogiendo peso, listas para la vendimia”

En nuestras reuniones hemos hablado de otros libros que han ganado el Pulitzer, de otros escritores que han conseguido el Nobel; hemos hablado de novelas americanas y de ellas también hemos leído novelas que tratan de la construcción de América (ese género propio de la literatura y el cine estadounidense). Pues con Las uvas de la ira y Steinbeck, se reúnen todas las premisas anteriores; aunque, hablando con propiedad, puede que fuese mejor hablar de la “deconstrucción”, que es causa y, a la vez, consecuencia de la esencia misma del espíritu del liberalismo norteamericano. Steinbeck pertenece a una corriente literaria de la que también hemos hablado: la Generación Perdida (ved el folleto o el blog de El gran Gatsby).

Novela social donde las haya, como todas las obras de este autor, nos hace un retrato de los padecimientos de los campesinos americanos en los años de la Gran Depresión. Novela, por tanto, fácilmente extrapolable a la situación actual en España y otros países. Pero además es un alegato contra la injusticia social, identificando claramente a los culpables de la desastrosa situación económica del país, y un ensalzamiento de los valores puros de orgullo y sacrificio de los desheredados de la tierra. Todo ello le acarreó a Steinbeck su inclusión en la lista negra como “rojo”, ese gran monstruo al que temen los americanos, incluso hoy en día.

John Steinbeck (1902-1968) era californiano, como esa tierra de promisión a la que hace referencia el libro: nació en Salinas. Comenzó estudios de Biología Marina en la Universidad de Stanford en Palo Alto, en ese mismo estado. Pero no consiguió diplomarse y fue alternando períodos de asistencia con otros en los que se dedica a viajar por el país trabajando en oficios humildes (como jornalero, albañil o empleado en una tienda de un centro turístico del Lago Tahoe). Esto es decisivo en su producción literaria: el contacto con las clases trabajadoras y los más desprotegidos le hizo ser consciente de su situación y le convirtió en un abanderado de los movimientos sindicales y de reivindicación social. Además, trabajó como free-lance en diversos periódicos: uno fue una serie de reportajes para el San Francisco News en los que narraba las miserables condiciones de vida de los emigrantes que, desde el Medio Oeste, acudían a California para ofrecerse como jornaleros a los grandes propietarios agrícolas.  ¿A qué no adivináis de dónde sale la trama de Las uvas de la ira? Bien por vosotros.
Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial fue contratado como corresponsal de guerra en Europa para el New York Herald Tribune.
En 1929 comienza su carrera literaria con la publicación de Copa de oro (sobre la vida del pirata inglés Henry Morgan). Después vendrán Las praderas del cielo (1932), una serie de relatos sobre la vida de unos granjeros del Valle de Salinas, y A un dios desconocido (1933), la historia de un granjero con creencias en un culto pagano de la fertilidad. Pero será Tortilla Flat (1935), que es España se tradujo como Camaradas errantes, la que le hizo ser conocido, por tratar el tema de la emigración con cierto humor: en las colinas de Monterrey están las cabañas de madera de Tortilla Flat, donde viven una mezcla de emigrantes mexicanos, indios y europeos, en el que destacan Danny y sus amigos una especie de vagabundos pícaros. Desde entonces, no paró de escribir, siendo su producción muy abundante. Además de éstas destacan: De ratones y de hombres (1937, también en la Depresión, un hombre con retraso mental acompañado de un pícaro recorren el país intentando sobrevivir), Al este del Edén (1952), es la historia de dos familias de Salinas a lo largo de tres generaciones) y La perla (relato corto sobre un pescador muy humilde que encuentra una gran perla).
Steinbeck tuvo gran popularidad en vida: la aparición de Las uvas de la ira llevó aparejada un aluvión de ventas. Especialmente le hicieron famoso las versiones cinematográficas de su obra: la de ésta, Tortilla flat (que en castellano se llamó La vida es así, con Spencer Tracy y dirigida por Victor Fleming), La perla, El pony rojo, De ratones y de hombres (con John Malkovich y Gary Sinise) y, la más conocida, Al este del Edén, con James Dean.
Relacionado con esto está la faceta de escritor de guiones de John: ¡Viva Zapata! (de Elia Kazan con Marlon Brando y Anthony Quinn) y Lifeboat (de Hitchcock).

05/10/2011 22:36 exlibriscl ;?>

Comentarios » Ir a formulario



Autor: Anónimo

“Allí donde haya un policia pegando a un muchacho, allí donde un recién nacido llore porque tiene hambre, allí donde haya una lucha contra la sangre y el odio en el mundo, miramé mamá porque allí estaré.
Allí donde haya alguien luchando por asentarse en algún lugar o por un trabajo decente o una mano amiga, allá donde haya alguien que luche por la libertad,mira en sus ojos mamá porque allí estaré yo.” (Tom Joad,”Las uvas de la ira”)
La huida de una familia granjera, expulsada de sus tierras por deudas impagadas a los bancos, hacia California (la tierra prometida) es la excusa para mostrarnos un cruel retrato de la vida de los emigrantes, gentes que sólo quieren trabajar para sobrevivir pero a los que, la sociedad "bien", teme y desprecia.
Es imposible no empatizar con su dignidad y enfurecerse con las injusticias que viven y que ven allá por donde van. Es imposible no sorprenderse con la imagen de una América paupérrima, recorrida por "campos de concentración" de pobres, sistemáticamente explotados laboralmente.”Esperaban encontrar un hogar y solo encontraron odio. Okies...los propietarios los detestaban (...) los tenderos de las ciudades no los podían ver porque no tenían dinero que gastar (...) los hombres importantes de los pueblos, pequeños banqueros, no resistían a los okies porque de ellos no podían sacar ganancia alguna (...). Y los trabajadores detestaban a los okies porque un hombre hambriento debe trabajar y automáticamente se le paga un salario más bajo; y entonces nadie puede ganar más”. Con este argumento, que le valió ser criticada por ciertos sectores estadounidenses, Las uvas de la ira (1939) es un magnífico texto que trata de la utopía en la búsqueda de la felicidad y en el que el autor toma partido por los desfavorecidos frente a un sistema represor e injusto, que se hunde irremisiblemente en el fracaso: mientras la fruta no se recoge porque el coste de producir es mayor que el beneficio, hay, sin embargo, gente que se muere de hambre. "a veces el gobierno se preocupa más por un hombre muerto que por uno vivo “
Sin embargo y a pesar de la acidez de la obra no puede escaparsenos el arsenal de valores que discurre por ella:la lealtad, solidaridad,amor a la tierra a la familia etc.
En la novela de Steinbeck existen dos círculos concéntricos de amor: el primero lo forma el arraigo profundo a la tierra que alimenta al hombre; y el segundo círculoque se une al primero, es el amor por la familia.Estos dos círculos, se engarzan y forman casi una sola unidad porque realmente no pueden existir el uno sin el otro. La familia Joad que por generaciones enteras le ha sacado la savia a la tierra, la necesita para su sostén y para mantenerse unida. “Hubo un tiempo en que estábamos bien -y prosiguió-: Hubo un tiempo en que estábamos en la tierra y teníamos unos límites. Los viejos morían, y nacían los pequeños y éramos siempre una cosa... éramos una familia... una unidad delimitada. Ahora no hay ningún límite claro. Al ... suspirando por marcharse solo. El tío John no hace más que dejarse llevar. Y Padre ha perdido su lugar. Ya no es la cabeza de la familia. Y Rosasharn... -miró detrás de ella y vio los ojos abiertos de par en par de la joven-. Va a tener un bebé y no habrá familia. No sé. He intentado mantener la familia unida”
En la nota que le ponemos siempre a las lecturas he tratado de expresar lo que me ha gustado por eso le he dado un 10.

Fecha: 09/10/2011 19:36.


Autor: Anónimo

Cómo veis sigo igual de despistada y me he vuelto a olvidar poner mi nombre,por lo tanto sólo me queda decir que anónimo soy yo, Mabel.

Fecha: 09/10/2011 19:40.


gravatar.comAutor: Críspulo

Hola anónimo, esta vez estoy totalmente de acuerdo contigo.
Hablando de otra cosa, tal y como comentó Mariló, la novela la había afectado demasiado como para terminar de leerla, pero me pidió que le contara el final; así que me puse a ello, pero no pude pués simplemente recordarlo me emocionó y ahogó mis palabras.

Fecha: 09/10/2011 20:56.


Autor: mabel

Realmente el final es tan emocionante que cuesta trasmitir todas las sensaciones que produce.Pero lo que a mí más me llega es que aunque el ser humano esté degradado "per se"o por otros nunca pierde la esperanza en salir adelante.Esta enseñanza es con la que me quedo."Siempre un paso delante de otro" como dice Tom Joad la vista al frente y la cabeza alta sin que nadie ni nada nos quite la dignidad.

Fecha: 10/10/2011 21:39.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris