Facebook Twitter Google +1     Admin

El mar de bronce. Felipe Romero.

20110401104802-mar-bronce.jpg

En nuestra reunión de ayer comentamos este libro y le asignamos una puntuación de 6,5.

En general, el libro gustó aunque se comentó ampliamente que estaba sin pulir, que se notaba que el autor lo había dejado inacabado.

Fue nuestra primera reunión con Víctor, al que damos la bienvenida y que parece que no se asustó del todo del batiburrillo que solemos organizar.

A propuesta de Montse, se ha decidido leer un pequeño ensayo junto con cada novela, de un tema que tenga relación con la misma. Víctor ha quedado en localizarlo y dejarnos una copia junto con el libro a leer.

Podéis encontrar el material que hemos ido recopilando para la lectura pulsando aquí.

A continuación, os pongo la reseña que ha hecho Mabel del libro.


         20110310095926-linea.jpg 

En la granada Zirí del siglo XI la convivencia entre las tres religiones monoteístas, árabe, cristiana y judía, era bastante más aceptable que en momentos posteriores de la historia granadina, hasta el punto de que un judio, Samuel ibn Nagrella, llegara a ser visir del rey zirí.

Tras amasar una fortuna en Málaga como comerciante, Samuel Nagrella, de la tribu judía de los Leví, llega a Granada en compañía de su esposa Séfora o la abuela “pajarito”. Estamos en el siglo XI, y Granada ha dejado de ser un pequeño emplazamiento hebreo para convertirse en la capital de un reino donde conviven cristianos, judíos y musulmanes. Samuel, hombre de vasta cultura, pronto se convierte en un célebre poeta y en rabino de su comunidad, que luego Le otorgará el honor de ser su príncipe. Gracias a su sabiduría y magnanimidad, pronto se convertirá en visir del rey de Granada. En casa de éste conocerá al otro gran poeta hebreo de la época, Salomón ibn Gabirol, el Malaki, (el malagueño) con quien mantendrá una rivalidad no sólo literaria sino también amorosa por el amor de una concubina.

A través de los recuerdos de su nieto Josef, asistimos a la vida de este fascinante personaje histórico en cuyas manos descansó el gobierno de Granada y que dejó establecido el ideal de tolerancia entre religiones, todo ello en el ambiente refinado y lleno de erotismo de Al-Ándalus.

“El mar de bronce”, segunda novela del malogrado Felipe Romero, recupera el placer de los viejos relatos orales para ofrecer un vibrante y lírico relato acerca de la Granada medieval, la riqueza de la pluralidad cultural; las costumbres y los ritos del pueblo judío. Inconclusa a causa de su fallecimiento, sus amigos decidieron editar la obra, aún a sabiendas de que faltaba darle forma, ya que la figura de ibn Nagrella si quedaba perfectamente retratada y merecía por sí misma un libro.

Felipe romero  tardó bastante en mostrarse como escritor ya que su ámbito era la abogacía  y las relaciones laborales. Su primera novela “El segundo hijo del mercader de seda” tuvo un merecidísimo éxito literario que le auguraba una brillante carrera literaria. Pero  la muerte  le sorprendió, a los 69 años, una tarde de verano en su querida casa de Reyes Católicos. Quien tanto escribió sobre la tolerancia entre religiones vivió toda su vida en una calle cuyo nombre nos evoca intolerancia. Paradojas del destino.

01/04/2011 08:51 exlibriscl ;?>

Comentarios » Ir a formulario



Autor: Inma

Felipe Romero (1929-1998).
Licenciado en derecho por la universidad de Granada, tras una corta etapa en la que ejerció únicamente la abogacía, accede por opoosición al cuerpo jurídico del Ministerio de Trabajo, siendo destinado en 1976 al Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación, donde llevó a cabo una intensa tarea en el ámbito del derecho laboral.
Ya jubilado y, esta es la etapa que más nos interesa, publicó su novela El segundo hijo del mercader de sedas, obra que sorprendió a la crítica por su intensiidad narrativa y la profunda sensibilidad con la que aborda el drama de los moriscos en el Antiguo Reino de Granada. El éxito de esta obra ha convertido su narración en un libro clásico de la literatura granadina.
La novela que ahora nos ocupa El mar de bronce, quedó inacabada (eran simples borradores en su ordenador) debido a su inesperado fallecimiento que puso fin a su carrera como escritor. La importancia de su narración hizo que alguno de sus muchos amigos, rescatase las páginas en las que se nos cuenta la vida del visir Samuel Nagrella (993 1058), un personaje sorprendendente en una historia que no deja indeferente al lector. Lo que no llegó a escribir posiblemente sea lo más dramático e increíble y por inconcluso queda al arbitrio de lo que los lectores queramos interpretar, buscar e imaginar,;aquí he de puntualizar que me ha resultado muy interesante. Lo más destacable de esta novela es la información que nos brinda y sobre todo, lo que nos deja por descubrir.
No es una obra "redonda" porque no está revisada, pero merece la pena.
Mi nota fue un 7.

Fecha: 04/04/2011 09:22.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris