Facebook Twitter Google +1     Admin

EL CASTILLO EN EL BOSQUE. NORMAN MAILER. Anagrama Barcelona 2007

20090804090902-norman-mailer.jpg

Norman Mailer es un narrador y periodista americano muy controvertido (odiado por las feministas, agresor de su mujer durante la campaña política en la que se presentaba a alcalde de Nueva York) a la vez que laureado (ganó dos Pulitzer).  Antes de morir terminó la presente novela y otra que fueron publicadas ya póstumamente.
El castillo en el bosque es una novela biográfica, según él mismo afirmó basada en hechos reales, sobre el nacimiento, infancia y primera juventud de Adolf Hitler. Si esto es así, los antecedentes familiares de Hitler son alucinantes.
Los sucesos están contados por un agente de la SS al que Himmler ha ordenador que haga un informe sobre los supuestos orígenes judíos del abuelo de su líder político. Dieter consigue averiguar que no son ciertos, pero recaba información sobre su origen doblemente incestuoso (Alois, su padre, era hijo de su padre y de la hija de éste y a la vez Adolf era hijo de Alois y una hija suya). Este dato agrada a Heinrich Himmler porque tiene la teoría de que los incestos producen genios.
Pero, ¿cómo Dieter puede conocer aspectos tan íntimos de las relaciones sexuales de antepasados ya fallecidos de su líder? Pues porque estaba presente en ellos. Y aquí entra el elemento sobrenatural de esta biografía. No desvelo nada que no se sepa antes de la página 100: Dieter en realidad es un agente del Diablo, mandado por él desde antes de la concepción de Hitler para ir cuidando y formando al que será uno de sus mejores instrumentos en el mundo para hacer el mal.
Dieter es un protagonista más de la obra: nos explica la peculiar idea de Mailer sobre el Bien y el Mal y sobre los agentes de los dos bandos. Aunque recalca la eficacia y  brillantez de su Maestro y descalifica al mismo Dios (los demonios le llaman der Dummkopf, D.K.: el idiota) y a sus ángeles (Cachiporras). Los demonios están ojo avizor para conseguir “clientes”: el Maestro les asigna unos cuantos, según el nivel de cada uno de ellos, a los que tienen que dirigir (mediante sueños, manipulación de imágenes y referentes vitales, manipulación de familiares) para conseguir su objetivo. Si lo hacen, ellos mismos ascenderán en su escala “laboral”. Dieter ha decidido escribir este informe, saboreando la idea de hacerlo público cuando lo acabe, para así traicionar a su jefe.
La historia se centra sobre todo en la disfuncional familia de Hitler y, en especial, en su padre Alois, un funcionario de aduanas jubilado, casado en segundas nupcias con la que parece era su hija (aunque él lo desconocía). Era un hombre muy estricto y violento que tras su jubilación compró una granja y se dedicó a la cría de abejas de una forma obsesiva (en la novela se hace un gran estudio de apicultura).
Cada hecho cotidiano de la concepción (ciertas anomalías fisiológicas) y de la vida de Hitler (cómo aparecen los símbolos que luego adoptará, como la cruz gamada; el tema de las matanzas con gas de los judíos y su relación con el humo aplicado a las abejas)  va configurando su carácter y lo va dirigiendo. Niño sobreprotegido por su madre, temeroso de su padre y envidioso de su hermano pequeño (al que odiaba porque era más guapo y más gracioso).
La historia acaba en la primera juventud de Hitler: parece que Mailer tenía planeada una trilogía que abarcara todas sus etapas vitales pero murió antes.

No he leído nada más de Norman Mailer así que no puedo comparar esta novela con el resto de su producción. Pero me ha parecido un poco estrafalaria, a veces muy escatológica (toda las relaciones sexuales de Alois están impregnadas de brutalismo y “desviaciones” sexuales; las manías del pequeño Adi por defecar en cuanto tiene miedo o no consigue lo que quiere) y no me gusta mucho esa lectura profunda sobre la direccionalidad de los actos de Hitler que ejerce el aspecto sobrenatural de la historia (aunque dice Dieter que los demonios sólo potencian lo que ya está). De todas formas me ha parecido curiosa esa parte de la vida de Hitler (parece ser que cierta: siempre quiso ocultarla, desde que escribió Mein Kampf, en la que se inventó una autobiografía, y después cuando estuvo en el poder) y también toda la cosmogonía que crea el autor sobre ángeles y demonios.

Zaida

 

04/08/2009 09:09 exlibriscl ;?>

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris