Facebook Twitter Google +1     Admin

Un hombre en la oscuridad. Paul Auster. 2008.

20081114170118-hombre-oscuridad.jpg

     Auster nos cuenta las divagaciones de un hombre roto durante una única noche de insomnio. Es un hombre enfermo, triste por la pérdida de su esposa y por los problemas de su familia. Además, también es escritor. Tenemos pues, todos los elementos que ya he visto en otros libros del autor.
     Historias dentro de historias que se entrelazan con recuerdos en la mente del anciano.
     La primera parte del libro me ha gustado mucho por su estructura, por la agilidad del relato, por la originalidad de la idea. La segunda ya no tanto porque parece anodina, incluso un tanto sensiblera. Parece como si, de repente, se hubiera quedado sin recursos. Auster ha escrito cosas mejores.

Manoli

14/11/2008 17:01 exlibriscl ;?>

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Mercedes

Paul Auster se muestra como un genio de la narración. Al igual que en otros libros nos cuenta una historia que contiene otra. Enlaza el relato real con el imaginado, el personaje inventado debe acabar con el real para salvarse.
La facilidad con que parece escribir me recuerda la técnica de la escritura automática inventada por los surrealistas, es como si la pluma se deslizara por el papel uniendo palabras, frases, párrafos… hasta completar historia tras historia.
Descubrimos a un Auster amante del cine a través de Katya, la nieta August Brill. Abuelo y nieta, como medio para salir de la depresión, se dedican a ver películas y Katya hace una buena observación:
“…objetos inanimados como medio de expresar emociones humanas. En eso consiste el lenguaje cinematográfico. Sólo los buenos directores saben cómo hacerlo”
También muestra su admiración por la fortaleza y buen hacer de las mujeres:
“… son las mujeres quienes llevan el mundo. Se ocupan de lo que verdaderamente importa mientras que los desventurados hombres van dando tumbos por ahí haciendo chapuzas”
Es uno de los libros que más me ha gustado aunque la crítica lo trata de forma desigual.

Fecha: 02/03/2009 21:34.


Autor: Mª Paz

Hace un par de semanas que leí esta novela, es una de las que más me ha gustado de él. Este verano leí “Invisible” y no me lleno tanto. De todos modos al terminarla estuve buscando algunos foros y opiniones para ver de una manera general cómo esta considerada. Encontré tantos defensores como detractores. Aquellos a los que no les ha gustado critican principalmente que está poco trabajada, que parece ir improvisando conforme avanza, sobre todo el final. Personalmente no comparto esta opinión, pues aunque en un principio me desconcertó algo, al poco ya estaba tan inmersa en sus vidas que me apetecía leerla de un tirón. Sigo creyendo que merece la pena recomendarla.

August Brill es un hombre de 72 años, jubilado y viudo. Como consecuencia de un accidente automovilístico le queda una pierna maltrecha. A su salida del hospital se instala en casa de su hija, situada en Vermont, donde también estará acompañado por su nieta. Ambas son las mujeres de la casa, mujeres sin compañeros: La hija está recién separada y el novio de la nieta ha muerto. Por tanto, ambas han debido aprender a vivir así, con esa soledad forzada o sobrevenida para la que no estaban preparadas. Tras la estancia hospitalaria, el anciano lleva una vida sedentaria: pasa en la cama largas horas de insomnio que calma contándose historias. Inventarse vidas de otros, atribuirles hechos, trazar itinerarios, ponerlos en aprietos son ardides que le permiten matar el tiempo para que el tiempo no lo mate a él, pero esos relatos son también entretenimientos aleccionadores: al ponerse en la piel de otros en circunstancias que él no ha vivido aprende de las reacciones ajenas.

Fecha: 22/12/2010 21:47.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris