Facebook Twitter Google +1     Admin

La mujer justa. Sándor Márai. 1941.

20080429220016-sandormarai00.jpg

La misma historia bajo tres puntos de vista: el de la primera esposa, el del marido y el de la segunda esposa, cada uno un capítulo.
He leído que el tercer capítulo se añadió en una segunda edición, efectivamente redondea la novela.
El autor reflexiona sobre el amor, la incapacidad de amar, el orgullo, la ambición, la guerra. Los personajes desgranan minuciosamente sus recuerdos y sus sentimientos y aportan también su visión de la vida, cada uno desde su perspectiva.
La descripción que hace Judit del periodo de bombardeo de Budapest resulta especialmente opresivo.
El amor de Ilonka por su marido es total. En Peter en cambio, prima el sentido del deber. Cuando cede al deseo, a la pasión, su autoestima se desmorona, ya no es nada, su mundo cae y la guerra se encarga de destruir lo que queda.
Al final, tres soledades.
El libro está bien aunque a veces resulta un poco lento.

Manoli

29/04/2008 22:00 exlibriscl ;?>

Comentarios » Ir a formulario



Autor: Mercedes

Tres relatos, tres voces, una historia, la misma historia que sus protagonistas nos la presentan como caleidoscópica.

Ilonka, la primera esposa, Peter, el marido y Judit la segunda esposa, forman el trío que nos hablan de los mismos temas: amor, soledad, riqueza, burguesía, guerra.

Su autor intenta describirnos, de una forma bastante crítica, una clase social, la burguesía, que en Hungría en la época de entreguerras está en peligro por el inminente triunfo del comunismo. Peter es el representante de ese mundo burgués. La descripción más completa la hace Judit que durante un tiempo fue criada en la casa y desde su óptica algunos hechos que antes habían relatado Peter o Ilonka, cobran un significado distinto. Presenta la riqueza como un estado, como la salud o la enfermedad. Si uno es rico entonces lo será para siempre, de un modo misterioso y si no lo es, es inútil que tenga mucho dinero porque nunca será verdaderamente rico.

Un cuarto personaje, Lázar, el amigo de Peter, aparece en los tres relatos y es como el testigo crítico de la época y de las personas. Creo que representa la voz del autor. En todas sus frases o pensamientos aflora la amargura y el desconcierto que le produce la situación política que presagia la guerra. Judit dice de él : “ ..había basado su vida en la idea de que la razón reina sobre la tierra (…) Estaba convencido que la razón era una de las fuerzas que mueven el mundo. Y de que el hombre con esa fuerza podía dominar el mundo aunque no tuviera instrumento precisos (…) al final tuvo que aceptar que la razón en realidad no vale para nada porque los instintos son mas fuertes. La cólera es más fuerte que la razón.

Al final lo que parece que triunfa es la soledad.

Fecha: 19/05/2008 09:31.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris